LOS AMORES DE LA GATA COQUETA
LOS AMORES DE LA GATA COQUETA

Los amigos son ángeles que sujetan tus alas, cuando estas no pueden recordar como volar. Anonimo



Una semilla germinada con amor, será mañana una hermosa flor...

lunes, 31 de diciembre de 2012

Que nunca nos abandonen las ilusiones...


 La entrada de hoy esta dedicada al amigo José, autor del blog "el viejo aprendiz" que durante las Navidades a tenido la delicadeza, de personalizarme tres vídeos cada uno más bonito. El último es el que se encuentra en la parte superior, recibido en vísperas de Año Nuevo.

Cuando recibí el primero vídeo ya fue un momento culmen, en el que las palabras se quedaron ausentes sin lograr llegar los labios y de los ojos brotaron gotas de rocío, producidas por las emociones que querían pronunciarse para dar las gracias, como les fuera posible.

Hoy bajo el sosiego del silencio después de haber conseguido rescatar la niña que aun descansa en el interior, ya no le da las gracias porque sería una descortesía, pero lo que si le puede decir afirmando con total seguridad, que siempre le estará eternamente agradecida y que los momentos vividos ya  siempre reposarán en una de las urnas de esmeraldas en el interior del alma, que lleva por nombre... La urna de un amigo muy "Especial".


La música elegida por José para integrar en el vídeo le fue imposible y para que no perdiera la armonía la he puesto individualmente en el Player...



José;
que nunca te falte un sueño por el que luchar, 
un proyecto que realizar, 
algo que aprender, 
un lugar a donde ir, 
alguien a quien querer
y que a su vez te amen...

 Esta es mi felicitación de Año Nuevo para ti


Acompañado de un fuerte abrazo!!

Atte.
María Del Carmen

domingo, 16 de diciembre de 2012

El motivo más hermoso



UN GRAN MOTIVO

Plenitud emerge en mi pecho
cuando cansado vuelvo para dormir
al leer tus inspirados versos, en mi frío lecho
una cálida satisfacción como sí estuvieras aquí.

Sentir tú presencia es el soplo de mi vida
cada palabra es el sueño que me conduce a ti
te agradezco cielo por extinguir esta inflamable herida
y encontrar nuevamente el significado de mi existir.

Cada estrella que fulgura
cerca de la inspiración de los poetas
robando al tiempo el verso que llena de dulzura
estas tú contemplando la taciturna luna.

Maravilla que me envuelven son tus labios
la rosa más hermosa parece nada
cuando llenas de versos mi jardín,
me regocijo cual blanco lirio cerca de ti.

Hoy miro diferente el infinito
es el amor ese enigma que nunca conocí
creía saberlo todo, la dulzura y el sufrir
es este sentimiento el misterio que no acabo de descubrir.

Viviré la vida hasta el día de mi fin
sin buscar motivos que me puedan extinguir
por que Dios nos reserva el derecho de asombrarnos
cuando menos lo esperamos brota el milagro.

Inspiración tomada de una gran amiga. Tú lo sabes.
 D.R, México
 Su siempre amigo de las rosas perfumadas.
G. Marin

sábado, 17 de noviembre de 2012

El sueño es un viaje más allá del olvido


Soneto del caminante II

No, no despiertes jamás para vivir tu sueño
porque el sueño es un viaje más allá del olvido.
Tu pie siempre es más firme después de haber caído.
Sólo es grande en la vida quien sabe ser pequeño.

El amor llega y pasa como un dolor risueño,
como una rama seca donde retoña un nido.
Sólo tiene algo suyo quien todo lo ha perdido.
Nadie es dueño de nada sin ser su propio dueño.

La vida será tuya si sabes que es ajena,
que es igual ser montaña que ser grano de arena,
pues la calma del justo vence el furor del bravo.

Y aprende que el camino nace del caminante,
pues, por más que ambiciones, humilde o arrogante,
sólo has de ser el dueño de lo que eres esclavo.

José Angel Buesa

domingo, 4 de noviembre de 2012

Tu amor me abre el cuerpo y libera mis pasiones



Después de ti

El que ama a una mujer dicen ama a todas las mujeres de la tierra.

Pero el que ama a todas las mujeres no ama en el fondo a ninguna mujer eso también dicen y es cierto.

Tu amor me hace bien me da confianza me fortifica me multiplica me estimula.

Tu amor me ha hecho amar a otras pero en realidad he amado a otras pensando en ti.

Mas de una te debe sus momentos mas glorioso por ti no soy un hombre soy todos los hombres.

 Por ti ando sobre cargado de deseos tu amor me abre el cuerpo de par en par y libera mis sentidas y reprimidas pasiones.

 Tu amor me embellece aclara mis partes oscuras tu amor me hace amar la vida. Se quien soy desde que te beso, desde que te beso nada me da vergüenza ni me escandaliza.

 Nunca nadie me amo así yo he amado así después de ti.

 Todo te lo debo a ti todo se lo debo a tu amor.

Tu amor que desato los nudos de mi existencia y me ha convertido en lo que soy un hombre libre…

Nunca nadie me amó así.

Yo he amado así después de ti.

 Gian Franco Pagliaro

domingo, 28 de octubre de 2012

Persiguiendo un comenta...


Podría decirte tantas cosas

Podría decirte, que me entretuve con la vida en el camino
Que me encontré con un recuerdo de la infancia
Que fui detrás de un cometa y se hizo tarde
Que me perdí entre diez mil manifestantes.

Podría decirte que un viejo me invito a ver el alba
Que estuve hablando de negocios con el diablo
Que casi casi vendo el alma por la gloria
Pero al final solo tomamos un café.

Podría decirte tantas mentiras algunas tontas otras no tanto
Otras piadosas otras no tanto otras muy lindas y algunas mas para quedar bien
Y tu amor mío al igual que siempre me creerías porque me amas
Pero esta vez sinceramente quiero que sepas que te fui infiel.

Podría decirte que tuve un día de esos que no tuve salidas
Que fui a un bar y me bebí todas mis angustias
Que me sedujo una mujer sin apellido
Que no recuerdo ni el color de su cabello
Podría decirte que fue tan solo una aventura de mi cuerpo
Que fui una victima del frío de la noche
Que al fin y al cabo soy un hombre como tantos
¿Quien no engaño a su mujer alguna vez?
Podría decirte tantas mentiras algunas tontas otras no tanto
Otras piadosas otras no tanto otras muy lindas y algunas mas para quedar bien
Y tu amor mío al igual que siempre me creerías porque me amas
Pero esta vez sinceramente quiero que sepas que me enamoré...

Autor; 
Gian Franco Pagliaro

sábado, 20 de octubre de 2012

Aquella cinta lejana llamea en el horizonte


 La profecía

Me lo contaron ayer,

las lenguas de doble filo,
que te casaste hace un mes...
Y me quedé tan tranquilo.

Otro cualquiera, en mi caso,
se hubiera echado a llorar;
yo, cruzándome de brazos,
dije que me daba igual.

Nada de pegarme un tiro,
ni de enredarme a maldiciones,
ni de apedrear con suspiros
los vidrios de tus balcones.

¿Que te has casado? ¡Buena suerte!
Vive cien años contenta
y a la hora de la muerte
Dios no te lo tenga en cuenta.

Que si al pie de los altares
mi nombre se te borró,
por la gloria de mi madre
que no te guardo rencor.

Porque sin ser tu marido
ni tu novio, ni tu amante,
soy el que más te ha querido:
y con, ¡¡con eso tengo bastante!!

Y haciendo un poco de historia nos volveremos a atras
Para recordar las glorias de mis dias de chaval

¿Qué tiene el niño, Manuela?
que anda como trastornado;
le noto cara de pena
y el colorcillo quebrado.

Ya no juega a la pelota,
ni tira piedras al río,
ni se destroza la ropa
subiéndose por el nido.

¿No te parece a ti extraño?
¿No es cosa muy rara
que un chaval de doce años
tenga tan triste la cara?

Mira que soy perro viejo,
y andas demasiado tranquila.
¿Quieres que te dé un consejo?
Vigila, mujer, vigila...

Y fueron dos centinelas
los ojillos de mi madre.
Cuando sale de la escuela
se va pa los olivares.

¿Y qué es lo que busca allí?
Una niña,
tendrá el mismo tiempo que él.
José Manuel, no le riñas,
que está aprendiendo a querer.

Mi padre encendió un pitillo,
se enteró bien de tu nombre,
y te compró unos zarcillos,
y a mí, a mi un pantalón de hombre.

Yo no te dije te adoro,
pero amarré a tu balcón
mi lazo de seda y oro
de primera comunión.

Y tú, fina y orgullosa,
me ofreciste en recompensa
la cinta color de rosa
que engalanaba tu trenza.

Voy a misa con mis primos.
Bueno; te veré en la ermita.
¡Y qué serios nos pusimos
al darte el agua bendita!

De vuelta, en el campanario,
cuando rompimos a hablar:
dice mi tíita Rosario
que la cigüeña es sagrada...

Y el colorín y la fuente,
y el rocío, y el bronce
de esta campana y el
romero de los montes,
y aquel torito valiente
que está bebiendo en el río.
Y aquella cinta lejana
que llamea en el horizonte.

¡Todo es sagrado! cielo y tierra,
porque todo lo hizo Dios.
¿Qué te gusta más?
Tu pelo.
¡Qué bonito me salió!
y tus manos redonditas,
y tus pies, fingiendo el paso
de las palomas zuritas.

Con la pureza del copo
de nieve te comparé.
Te revestí de piropos
de la cabeza a los pies.

Te hice un ramo
de pitiminí precioso,
y luego nos retratamos
en las agüitas del pozo.

¿En qué piensas?
En darte un beso.
Y sentí una vergüenza
que me caló hasta los huesos.

De noche, muertos de luna,
nos vimos en la ventana.
shh calla! mi hermanillo está en la cuna;
le estoy cantando la nana.

Y mientras tú le cantabas,
yo inocente, pensé
que la nana nos casaba
como marido y mujer.

¡Pamplinas, figuraciones
que inventan los chavales!
Después la vida se impone:
tanto tienes, tanto vales...

Por eso hoy, al enterarme
que llevas un mes casáda,
no dije que iba a matarme
sino... ¡que me daba igual!

Mas, como es rico tu dueño,
te vendo esta profecía;
tú, cada noche, en tus sueños,
soñarás que me querías,
y recordarás la tarde
que tu boca me besó
y te llamarás ¡cobarde!
como te lo llamo yo.

Y verás, sueña, que sueña,
que me morí siendo chico
que se llevó una cigüeña
mi corazón en el pico...

Pensarás: No es cierto nada;
yo sé que lo estoy soñando.
Pero allá a la madrugada
te despertarás llorando
por el que no es tu marído
ni tu novio, ni tu amante,
sino... ¡el que más te ha querído!
y con eso..¡¡Con eso tengo bastante!!
por lo demas, todo se olvida,
veras como dios te envia
un hijo como una estrella,
avisamelo enseguida,
me servira de alegria
cantarle la nana aquella!!
Quítate de la esquina,
chiquillo loco,
que mi madre no quiere
ni yo tampoco.

Pensarás: No es cierto nada;
yo sé que lo estoy soñando.
Pero allá, pero allá en la madrugada
te despertarás llorando
por el que no es tu marído,
ni tu novio, ni tu amante,
sino... ¡el que más te ha querído!
y con eso..¡¡Con eso tengo bastante!!

Autor;

Paco Stanley

viernes, 8 de junio de 2012

Si el destino fuera generoso...



A solas contigo

Si el destino me dejara un minuto
para estar a solas contigo
y poder mirarme en el reflejo
de esos maravillosos ojos tuyos,
cuantas cosas te diría mi mirada
sin necesidad de palabras o de versos,
solo con la pupila radiante y clara
de quien te ama sin decirlo.

Los ojos a los que un día reprochaste
que te miraran con deseo contenido
sin pensar que la mirada era de amor
llena de un continente infinito;
si el destino fuera generoso
me dejaría un minuto contigo,
para mirarte a los ojos defrente
y repetírtelo bajito, con un suspiro.

Un minuto largo, radiante, intenso
que para mí duraría un infinito;
en lo que posiblemente o no ¡Quien sabe!
viera en tus ojos, lo que tu ves en los míos.

Autor: José (Nuberu)
Voz: José Manuel Rodríguez


PD/Mis estimados y entrañables amigos me voy a tomar unas vacaciones.

¡¡Gracias por vuestra comprensión!!

Nos vemos a la vuelta…

No sin antes deciros que me llevo cada uno de vuestros nombres, gravados en la valija donde reposa mi cariño y cuando regrese continuaré haciendo uso de la modestia de las palabras, para que continúe creciendo el cauce que tiñe mi vida de colores e ilusiones. Con párrafos abiertos para valorar las impresiones, que brotan del entusiasmo producido por la comunicación entre amigos.

Un abrazo para cada uno de los días que me encuentre ausente…

domingo, 27 de mayo de 2012

Seremos dos extraños pero nunca olvido


Elegía Lamentable

Desde este mismo instante seremos dos extraños
por estos pocos días, quien sabe cuantos años...
yo seré en tu recuerdo como un libro prohibido
uno de esos que nadie confiesa haber leído.
Y asi mañana, al vernos en la calle, al ocaso,
tu bajaras los ojos y apretaras el paso,
y yo, discretamente, me cambiare de acera,
o encenderé un cigarro, como si no te viera...

Seremos dos extraños desde este mismo instante
y pasaran los meses, y tendrás otro amante:
y como eres bonita, sentimental y fiel,
quizás, andando el tiempo, te casaras con el.
Y ya, mas que un esposo será como un amigo,
aunque nunca le cuentes que has soñado conmigo,
y aunque, tras tu sonrisa, de mujer satisfecha,
se te empañen los ojos, al llegar una fecha.

Acaso, cuando llueva, recordaras un día
en que estuvimos juntos y en que también llovía.
Y quizás nunca mas te pongas aquel traje
de terciopelo verde, con adornos de encaje.
O harás un gesto mío, tal vez sin darte cuenta,
cuando dobles tu almohada con mano soñolienta.
Y domingo a domingo, cuando vayas a Misa,
de tu casa a la Iglesia, perderás tu sonrisa.

¿Qué mas puedo decirte? Serás la esposa honesta
que abanica al marido cuando ronca la siesta:
tras fregar los platos y tender las camas,
te pasaras las noches sacando crucigramas...
y asi, años y años, hasta que, finalmente,
te morirás un día, como toda la gente.
Y voces que aun no existen sollozaran tu nombre,
y cerraran tus ojos los hijos de otro hombre.

No me importa quién pase después por un sendero,
si me queda el orgullo de haber sido el primero.
Y el vaso que embriagara mi ilusión o mi hastío,
aunque esté en otra mano, seguirá siendo mío.
Por eso puedes irte, mi pobre soñadora,
pues si el reloj se para, no detiene la hora,
y tú serás la misma de las noches aquellas,
aunque cierres los ojos por no ver las estrellas...
José Angel Buesa

domingo, 20 de mayo de 2012

El silencio de tu sombra y la mía




Cuando estemos viejos
y se nos achique el paisaje en los ojos
y el sol del invierno se nos ponga flojo
y nos cachetee la cara el espejo
cuando estemos viejos
y tiemblen mis manos al tomar las tuyas
y nos falte el llanto
la risa y la bulla
de esos dos diablillos
que ya estarán lejos.

Cuando estemos viejos
cuando estemos solos
cuando no haya nada
y nos duela todo
cuando solo exista la casa vacía
y anden en silencio tu sombra y la mía
nos querremos tanto!
que nuestro cariño
llenará la ausencia de esos dos chiquillos...

Cuando estemos viejos
yo te lo prometo, compañera mía!
serán nuestros años plenos de dulzura
serán nuestras horas llenas de poesía
andaremos juntos, viejitos inquietos
las 4 estaciones de un mundo de nietos
y verás, mi vida, que miente el espejo
pues seremos novios
cuando...estemos viejos...

Autor; Francisco Stanley
Declamado por; Manuel Bernal