LOS AMORES DE LA GATA COQUETA
LOS AMORES DE LA GATA COQUETA

Los amigos son ángeles que sujetan tus alas, cuando estas no pueden recordar como volar. Anonimo



Una semilla germinada con amor, será mañana una hermosa flor...

domingo, 29 de abril de 2012

El pódium de la amistad



El día 25 miércoles La Gata Coqueta ha cumplió 4 años como navegante por la blogósfera, siendo sorprendida durante todo este tiempo por las emociones.

Algo imposible de imaginar hasta donde puede llegar la magnitud de las impresiones mientras se alimenta la amistad, regándola con la ternura y la comprensión del lenguaje de los sentimientos.

Y en este momento están desfilando ante mi, esas pequeñas pinceladas que en más de una ocasión han dado lugar a más de una lágrima, nacida en la profundidad del alma y que han aflorado al borde de las pupilas sin poder contenerlas.

Y aún hoy al recordar me están llamando a la puerta...

Mi cariño para todos estos amigos y si por casualidad quedara alguien en el baúl del olvido, le rogaría me lo recordara para quedar alejados del podium de sus compañeros.

La Tía Lelé

La Tía Lelé

La Tía Lelé

Thony Caro

Beatriz Salas

Little Moon


Luisa Maldonado

Argos Tétis Poseidón


Eliane Accioly

El comonunca

Premios RoB Dangal TV

Tanq Pandova



Este detalle, Un abrazo con mucho amor es para llevar como recuerdo, honrando la amistad que nos une.

María del Carmen

sábado, 21 de abril de 2012

No le cuentes a nadie


Secretisimo


No le cuentes a nadie que en silencio me nombras,
porque vendrán mujeres a poblarme de sombras.

Ni le digas a nadie que en las noches me llamas,
que un torrente de fuego va trepando en tu almohada,
y unos ángeles mudos acunan tu nostalgia.

No susurres ni al viento lo que siente tu alma,
escóndete esos versos que escribí en tu ventana,
porque habrá de delatarte cuando llegue el alba

No le cuentes a nadie que una lava de besos,
se acurruca paciente en sus lenguas de fuego.

Ni le digas a nadie que mis manos fueron puentes,
que echaron a volar algún sueño diferente,
para unir tu remoto paisaje incipiente.

No le cuentes a nadie que en silencio me nombras,
aceitarán sus labios, buscarán nuevas normas,
vendrán a destruirme por ver si tu retornas.

Por eso no le cuentes que yo también te llamo,
que mis ojos se funden por llegar a tus manos,
y un gemido de un pájaro se vuelve más humano.

No le cuentes a nadie, guárdate y en silencio
que ni el mar, ni el rocío, ni la lluvia, ni el viento
puedan adivinar algún día este secreto.

Y si a decir verdad llegó la hora del destino,
entérate somos andantes de otro camino.

Autora y declamado;
Sandra Innaccolo