LOS AMORES DE LA GATA COQUETA
LOS AMORES DE LA GATA COQUETA

Los amigos son ángeles que sujetan tus alas, cuando estas no pueden recordar como volar. Anonimo



Una semilla germinada con amor, será mañana una hermosa flor...

viernes, 23 de octubre de 2009

Obstáculos



OBSTÁCULOS:


Voy andando por un sendero.

Dejo que mis pies me lleven.

Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.
Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad. Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.
Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso. Temo... dudo.

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino. Me detengo. Imposible saltarlo

Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.

Me recuerda a mí mismo... cuando era niño.

Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?


Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.
Jorge Bucay, médico y psicoterapeuta gestáltico nació en Buenos Aires en 1949 y es autor del best seller “Cartas para Claudia”, una verdadera introducción al campo de la filosofía gestáltica.
En “Recuentos para Demián” nos sumerge en una cuidada antología de cuentos clásicos, mordernos o populares, seleccionados y reescritos por el autor para extraerles todo su contenido terapéutico.
A este “re-contar” se agrega la didáctica guía del autor que con la excusa de la trama, nos lleva de la mano por el camino de saber más sobre nosotros mismos.
El Doctor Bucay trabaja en Buenos Aires repartiendo su tiempo entre su tarea docente, su tarea literaria y su tarea asistencial. La tarea de “ayudador profesional” como a él mismo le gusta definirse.
Un ayudador – dice el autor – es alguien que ha leído un poco más que unos pocos sobre algunos pocos temas... y ha decidido compartirlo. obstaculos jorge bucay el 3º cabeza acostada.

14 comentarios:

  1. Conforme lo iba leyendo pensaba que la gran mayoría de los obstáculos nos los ponemos nosotros mismos...Gracias por compartirlo.

    Muchos besitos y disfruta del finde preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Una vez más Felicidades por tu elección...
    Da gusto pasarse por tu blog, siempre se aprende algo hermoso e importante.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gatita, me quedé emocionada. Que lindo texto y tan bien dicho. Me encanta estar leyendo y oyendo al mismo tiempo. Que bello.
    Gracias por compartirlo.

    Besinessss

    Flor

    ResponderEliminar
  4. Gracias, mi gatita, por avisarme que hoy dabas vida a éste blog, y aquí vine, a leerte, antes de irme a dormir.

    Un bello post, mi gatita, y es que los obstáculos son como piedras en el camino que, unas veces, las vamos esquivando, fácilmente, y, otras, no tanto y nos caemos, pero luego nos levantamos, porque todo continúa, nada permanece quieto.

    Me gusta mucho cómo escribe Bucay, tengo muchos libros de él.

    Te deseo un feliz fin de semana.

    Un beso enorme.

    PD.- Gracias por los cafés que compartimos juntas, mi gata.

    ResponderEliminar
  5. He leìdo bastante sobre Bucay y sin duda siempre me ha ayudado.
    Tiene una sensibilidad para hacer que lo tècnico pase a ser como un poema o una buena lectura.

    Cuàntos obstàculos me ha tocado pasar y a mi familia mi Gata, que ni te imaginas, y los seguimos pasando porque no nos podemos detener, si al final queremos llegar a esa ciudad, en donde sus calles, casas y edificios estàn creados por las ganas, la constancia, la lucha y sobre todo la felicidad.

    Gracias por este gran regalo de Bucay.

    Un beso enorme mi amiga dulce y querida y un lindo fin de semana.

    Agualuna-Sussy

    ResponderEliminar
  6. Felicidades por tu elección y por volver, te echaba de menos.
    Tengo este mismo material de Bucay, me gusta leerlo y escucharlo.
    Obstáculos, cada uno lleva los suyos.
    Lo importante es ir salvandolos a medida que surgen (o nos los ponemos)
    Un abrazo
    anamorgana

    ResponderEliminar
  7. Ya lo conocia pero me ha encantado recordarlo porque es verdad nos ponemos nosotros mismos las barreras y hay que quitarlas...cruzar sin miedo, besitoss cielo bella entrada...

    ResponderEliminar
  8. MAS DE UNA VEZ SOMOS NOSOTROS QUE CONSTRUIMOS TALES OBSTÁCULOS, OTRAS SON ENSEÑANZAS DE LA GRAN ESCUELA DE LA VIDA.

    TANTO EN UNO U OTRO CASO AMBAS SON VALEDERAS PARA SABER SORTEARLSO Y TRAZAR EL VERDADERO SENDERO PROPIO PARA TRANSITAR EL CAMINO DE VIDA PROPIO SIN ATAJOS NI EQUÍVOCOS O LOS MENOS POSIBLES.

    GRACIAS POR COMPARTIR TALES SABIAS REFLEXIONES.

    TE INVITO APASAR PRO MIS BLOGS Y RETIRAR LSO REGALSO DEJADOS EN TODOS ELLOS Y A PARTICIPAR DEL HOMENAJE REALIZADOA SHANTY, TE ESPERO EN ÉL, EN

    WWW.COSECHADESENTIRES.BLOGSPOT.COM


    TE DEJO MI CARIÑO
    ROSAS AMARILLAS, MI PAZ Y MUCHISÍMOS MUAKS
    MARYCARMEN
    WWW.CUERPOSANOALMACALMA.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar
  9. Los obstáculos no los encontramos en el anhelo pero si en el recuerdo....besos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Hola, que bueno que estás de vuelta! Queria agradecerte por tus comentarios en mi blog, en verdad lo aprecio mucho! Es un gusto para mi pasar nuevamente por aquí ^^.

    Con respecto a "Obstáculos" es cierto que tanto los obstáculos como las ventajas por decir de alguna manera, en buena medida provienen de la propia mente. A veces esos obstáculos pueden superarse, quizás sin ayuda o quizás con ayuda. En otras ocasiones hay que replantearse la posibilidad de concreción o si en verdad es allí donde se quiere ir.
    Ser capaz de advertir en el propio interior las limitaciones requiere muchas veces de una gran elaboración.


    Saludos y besos!


    Gabriel
    =)

    ResponderEliminar
  11. He leído a Jorge Bucay. Ya tiene publicados numerosos libros, y sí, contienen una buena dosis de enseñanzas.
    Este cuento es muy bueno, reflejo de nuestras vidas y cómo las encaramos.
    Besitos y abrazos mi querida Gatita.

    ResponderEliminar
  12. También vengo por aquí, por este rincón de amores y cariños, mi gatita.

    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  13. Todos vemos lo que queremos ver... gracias Gatita y paso a darte las gracias y a rehiterarte mi cariño

    muackkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  14. Nuestros pensamientos, palabras y acciones hacen que nuestro camino sea positivo, agradable y beneficioso o pesado, anodino y perjudicial.

    De nosotros depende tener una vida de calidad. Todo lo que nosotros visualicemos lo podemos conseguir, con fe y perseverancia.

    Muy bueno todo lo que escribe y propone Bucay.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar