LOS AMORES DE LA GATA COQUETA
LOS AMORES DE LA GATA COQUETA

Los amigos son ángeles que sujetan tus alas, cuando estas no pueden recordar como volar. Anonimo



Una semilla germinada con amor, será mañana una hermosa flor...

viernes, 5 de febrero de 2010

Íntima

Íntima

Tú no oprimas mis manos.
Llegará el duradero
tiempo de reposar con mucho polvo
y sombra en los entretejidos dedos.

Y dirías: «No puedo
amarla, porque ya se desgranaron
como mieses sus dedos».

Tú no beses mi boca.
Vendrá el instante lleno
de luz menguada, en que estaré sin labios
sobre un mojado suelo.

Y dirías: «La amé, pero no puedo
amarla más, ahora que no aspira
el olor de retamas de mi beso».

Y me angustiara oyéndote,
y hablaras loco y ciego,
que mi mano será sobre tu frente
cuando rompan mis dedos,
y bajará sobre tu cara llena
de ansia mi aliento.

No me toques, por tanto. Mentiría
al decir que te entrego
mi amor en estos brazos extendidos,
en mi boca, en mi cuello,
y tú, al creer que lo bebiste todo,
te engañarías como un niño ciego.

Porque mi amor no es sólo esta gavilla
reacia y fatigada de mi cuerpo,
que tiembla entera al roce del cilicio
y que se me rezaga en todo vuelo.

Es lo que está en el beso, y no es el labio;
lo que rompe la voz, y no es el pecho:
¡es un viento de Dios, que pasa hendiéndome
el gajo de las carnes, volandero!

Gabriela Mistral


Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, llamada Gabriela Mistral (quizá por su admiración hacia Gabriele d’Annunzio y Frédéric Mistral) (Vicuña, 7 de abril de 1889 - Nueva York, 10 de enero de 1957), fue una destacada poetisa, diplomática y pedagoga chilena, que bajo el seudónimo de Gabriela Mistral se destacó de forma especial en la literatura. Gabriela Mistral era descendiente de vascos por parte de su madre.
Fue la primera latinoamericana (y la primera mujer en su especialidad) en ganar el Premio Nobel de Literatura, en 1945.

11 comentarios:

  1. Precioso poema el que nos regalas hoy, de la incomparable Mistral, y fíjate que éste poema precisamente creo no haber leído nunca. Debo agradacerte mucho la prescencia de tu blog en la red Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. No lo conocia, nunca habia oido hablar de esa poetesa chilena...
    Gracias amiga por compartirla y por tan belleza!
    Feliz fin de semana, nos leemos pronto!!!
    Un grande beso

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito poema.
    Que tengas un buen fin de semana.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. precioso poema, con un punto de angustia al principio, pero afirmando la vitalidad del amor más allá del cuerpo, al final... no conocía a esta poeta, gracias

    ResponderEliminar
  5. ¡Que lindo! Gabriela es una inspiración. Gracias por compartinos parte de su belleza.

    Cariños a por montón.

    ResponderEliminar
  6. Una gran Poetisa. Fue un placer leerla. Besos Gatita Coqueta, cuidate mucho amiga. Gracias por siempre estar.

    ResponderEliminar
  7. Intima ;) que interesante gatita coqueta!

    ResponderEliminar
  8. Hola Marí precioso poema me llego al alma, Gabriela Mistral una gran poéta.
    Gracias por tu visita y felicitación amiga un placer pasar por tu blog. Besos de MA .

    ResponderEliminar
  9. Hola Gatita!!! sabías que Gabriela Mistral fue maestra de Pablo Neruda a quien rápidamente detectó su talento y lo estimuló para que escribiera.

    Ambos chilenos nos dejaron un legado impecable.

    Gracias por recordarla con este bellísimo poema.

    besos

    ResponderEliminar
  10. Hermoso poema el que nos traes de Gabriela Mistral, junto con su reseña biográfica. Me ha encantado, Maria del Carmen y te agradezco tus buenos deseos y comentarios. Como ves, ya estoy de vuelta e intentando ponerme al día con mis lecturas favoritas. Un besín y muy feliz finde, preciosa.

    ResponderEliminar