LOS AMORES DE LA GATA COQUETA
LOS AMORES DE LA GATA COQUETA

Los amigos son ángeles que sujetan tus alas, cuando estas no pueden recordar como volar. Anonimo



Una semilla germinada con amor, será mañana una hermosa flor...

domingo, 27 de junio de 2010

La vida nos acerca y a la vez nos separa




POEMA DEL AMOR AJENO

Puedes irte y no importa, pues te quedas conmigo
como queda un perfume donde había una flor.
Tú sabes que te quiero, pero no te lo digo;
y yo sé que eres mía, sin ser mío tu amor.

La vida nos acerca y la vez nos separa,
como el día y la noche en el amanecer...
Mi corazón sediento ansía tu agua clara,
pero es un agua ajena que no debo beber...

Por eso puedes irte, porque, aunque no te sigo,
nunca te vas del todo, como una cicatriz;
y mi alma es como un surco cuando se corta el trigo,
pues al perder la espiga retiene la raíz.

Tu amor es como un río, que parece más hondo,
inexplicablemente, cuando el agua se va.
Y yo estoy en la orilla, pero mirando al fondo,
pues tu amor y la muerte tienen un más allá.

Para un deseo así, toda la vida es poca;
toda la vida es poca para un ensueño así...
Pensando en ti, esta noche, yo besaré otra boca;
y tú estarás con otro... ¡pero pensando en mí!

José Ángel Buesa

sábado, 19 de junio de 2010

Amistad es sentir...



Amistad es sentir
que no estás solo,
es saber que alguien te busca
y te recuerda...

Es extender tu mano en el vacío
Sabiendo que hay otra mano y
Que otra la espera...

Amistad es sentir
que no estás solo,
es saber que alguien te busca
y te recuerda...

Es extender tu mano en el vacío
Sabiendo que hay otra mano y
Que otra la espera...

Es el café que se toma
En confidencia...
Es encontrarse en la misma
Esquina...

Y también es partir
Con la confianza de saber
Que en el tiempo y la distancia
Los amigos no mueren
Ni se olvidan!

Anonimo

sábado, 12 de junio de 2010

Estar enamorado


Estar enamorado, amigos, es encontrar el nombre justo
de la vida.

Es dar al fin con la palabra que para hacer frente a
la muerte se precisa.

Es recobrar la llave oculta que abre la cárcel en que
el alma está cautiva.

Es levantarse de la tierra con una fuerza que reclama
desde arriba.

Es respirar el ancho viento que por encima de la carne
se respira.

Es contemplar desde la cumbre de la persona la razón
de las heridas.

Es advertir en unos ojos una mirada verdadera que
nos mira.

Es escuchar en una boca la propia voz profundamente
repetida.

Es sorprender en unas manos ese calor de la perfecta
compañía.

Es sospechar que, para siempre, la soledad de nuestra
sombra está vencida.

Estar enamorado amigos, es descubrir dónde se juntan
cuerpo y alma.

Es percibir en el desierto la cristalina voz de un río
que nos llama.

Es ver el mar desde la torre donde ha quedado prisionera
nuestra infancia.

Es apoyar los ojos tristes en un paisaje de cigüeñas
y campanas.

Es ocupar un territorio donde conviven los perfumes
y las armas.

Es dar la ley a cada rosa y al mismo tiempo recibirla
de su espada.

Es confundir el sentimiento con una hoguera que del pecho
se levanta.

Es gobernar la luz del fuego y al mismo tiempo ser esclavo
de la llama.

Es entender la pensativa conversación del corazón
y la distancia.

Es encontrar el derrotero que lleva al reino de la música
sin tasa.

Estar enamorado, amigos, es adueñarse de las noches
y los días.

Es olvidar entre los dedos emocionados la cabeza
distraída.

Es recordar a Garcilaso cuando se siente la canción
de una herrería.

Es ir leyendo lo que escriben en el espacio las primeras
golondrinas.

Es ver la estrella de la tarde por la ventana de una
casa campesina.

Es contemplar un tren que pasa por la montaña con las
luces encendidas.

Es comprender perfectamente que no hay fronteras entre
el sueño y la vigilia.

Es ignorar en qué consiste la diferencia entre la pena
y la alegría.

Es escuchar a medianoche la vagabunda confesión
de la llovizna.

Es divisar en las tinieblas del corazón una pequeña
lucecita.

Estar enamorado, amigos, es padecer espacio y tiempo
con dulzura.

Es despertarse una mañana con el secreto de las flores
y las frutas.

Es libertarse de sí mismo y estar unido con las otras
criaturas.

Es no saber si son ajenas o son propias las lejanas
amarguras.

Es remontar hasta la fuente las aguas turbias del torrente
de la angustia

Es compartir la luz del mundo y al mismo tiempo compartir
su noche oscura.

Es asombrarse y alegrarse de que la luna todavía
sea luna.

Es comprobar en cuerpo y alma que la tarea de ser hombre
es menos dura.

Es empezar a decir siempre, y en adelante no volver
a decir nunca.

Y es, además, amigos míos, estar seguro de tener las
manos puras.

Francisco Luis Bernárdez



Reseña biográfica

Poeta argentino nacido en Buenos Aires en 1900.
Inició su carrera literaria en España y Portugal, países donde estuvo radicado por mucho tiempo.
Tiene su obra una entonación lírica y romántica influida por los poetas místicos, pero conservando su propio
estilo que siempre reflejó su criterio y su forma de enfocar la belleza de la vida.
Fue miembro de la Academia Argentina de Letras.
Entre sus obras más destacadas se cuentan: «El buque», «La ciudad sin Laura, «Poemas elementales»
y «Poemas de carne» y hueso».
Falleció en 1978. ©

sábado, 5 de junio de 2010

Regalo de amante


Anoche, en el jardín, te ofrecí el vino espumeante de mi juventud. Tu te llevaste la copa a los labios, cerraste los ojos y sonreíste; y mientras, yo alcé tu velo, solté tus trenzas
y traje sobre mi pecho tu cara dulcemente silenciosa; anoche, cuando el sueño de la luna rebosó el mundo del dormir.

Hoy, en la calma, refrescada de rocío, del alba, tú vas camino del templo de Dios, bañada y vestida de blanco, con un cesto de flores en la mano.
Yo, a la sombra del árbol, me aparto inclinando la cabeza; en la calma del alba, junto al camino solitario del templo.

Rabindranath Tagore




Reseña biográfica

Poeta, filósofo y pintor indio nacido en Calcuta en 1861.
Hijo de un líder Brahmo Samaj, fue el menor de catorce hermanos. Recibió la educación básica en casa donde existió un gran ambiente intelectual.

A los diecisiete años fue enviado a Inglaterra para completar su educación; sin embargo, interrumpió los estudios cuando asistía a University College de Londres y regresó a su país para matricularse en escuela experimental en Shantiniketan. La primera parte de su obra está contenida en "Carta de un viajero en Europa" 1881, "Canciones del atardecer" 1882 y "El despertar de la fuente" 1882. Después de su matrimonio en 1883, continuó su larga carrera literaria, destacándose especialmente como poeta, con obras como "Gitanjali" 1912, "El Jardinero" 1913, "Luna Creciente" 1913, "Punashcha" 1932, "Shes Saptak" 1935, y "Patraput" 1936.
En 1912 regresó a Londres, en 1913 recibió el Premio Nobel de Literatura y en 1915 fue nombrado Caballero por el Rey Jorge V.
Falleció el 7 de agosto de 1941.